(Fotografía: AP)

Una breve encuesta callejera pone de relieve que a sólo dos días de las PASO, la mayoría de los ciudadanos no sabe con qué se va a encontrar en el cuarto oscuro.
¿Boleta Única ó boletas individuales? ¿Precandidatos a presidente ó candidatos a presidente? Incluso algunos cordobeses distraídos creen que elegirán al intendente ¿Cuántos partidos se presentan?
El desconcierto es total y lo más práctico y fácil sería apuntar con el dedo acusador contra el ciudadano que no se informa y no tiene conciencia cívica para que el próximo 9 de agosto lleve a cabo un “voto responsable”.
Sin embargo, creo que las autoridades se encargaron de convertir este año electoral en una gran confusión al establecer, en el caso de Córdoba, cuatro fechas de comicios diferentes, boletas distintas ante cada elección, nombres de alianzas y partidos que cambian según la elección, candidatos repetidos para diferentes cargos y un largo etcétera.
No obstante, creo que la elección que pasará más desapercibida este año será la de los legisladores del Mercosur.
Los precandidatos a parlamentarios quedaron ocultos tras las promesas de los precandidatos a presidentes y de un largo listado de caras conocidas (y no tanto) para los cargos de diputados y senadores nacionales. En medio de una larga boleta, que pocos se tomarán el trabajo de leer en forma completa, donde dos tramos está destinada para precandidatos a parlamentarios del Mercosur: 19 por distrito nacional y uno por cada distrito regional.
Quedar ocultos para varios de ellos, fue muy conveniente, ya que invito a realizar un breve repaso por las listas de los precandidatos a parlamentarios del Mercosur por distrito Córdoba, por ejemplo, y nos sorprenderá las personalidades que fueron elegidos para tal cargo. Me permito dudar de su preparación académica o profesional para enfrentar tan importante tarea, pero ello será motivo de análisis y discusión para otro artículo.
El 9 de agosto, finalmente la gente pondrá una boleta con los precandidatos a legisladores del Parlasur y se sabrán quienes serán finalmente los candidatos con chances de ser electos en octubre para conformar dicho organismo.
El tema sobre el que pretendo reflexionar es por qué una vez que los ciudadanos puedan informarse (principalmente mediante el periodismo ya que no hubo una campaña fuerte estatal para explicar la elección de los legisladores del Mercosur), siguen sin tener mayor interés sobre ello.
Podrá argumentarse que es parte del desinterés en general de la política o sobre cargos legislativos que muchas veces acompañan una elección a presidente totalmente personalista y allí va la boleta entera al sobre.
Pero también creo que se debe al desconocimiento sobre el funcionamiento del Parlasur y los beneficios que el Mercosur podría (o no) traerles a los ciudadanos. En otras palabras, los cordobeses hoy están más atentos a quien será el próximo intendente para que les tapen los baches de la cuadra, solucione el sistema de transporte público o llegue la red cloacal a su cuadra. Política que los ciudadanos pueden percibir a través de una gestión concreta y a corto plazo.
Y es lógico, hasta que los ciudadanos no puedan experimentar beneficios de pertenecer como pueblo a un bloque regional, el desinterés por el mismo seguramente continuará.
Estas últimas semanas en los medios masivos de comunicación se puso de relieve la falta de asiduidad de las reuniones del Parlasur y el hecho que hasta 2020 (fecha límite para que todos los países elijan a sus candidatos por voto directo) sólo cumple una función consultiva y no legislativa.
De todas formas, el hecho que comience a legislar y que nos acostumbremos a elegir por voto directo a los integrantes del Parlasur no hará que nos interesemos y nos informemos más sobre su funcionamiento.
Hasta que los beneficios económicos, políticos, sociales y culturales de la integración de los pueblos del sur no puedan experimentarlo los ciudadanos, difícilmente habrá interés por el mismo. Y a la inversa, hasta que los ciudadanos no comiencen a exigir que los legisladores del Mercosur que lleven el mandato del pueblo que los vota, difícilmente el Mercosur se convertirá en un órgano representativo de la región.

¿Qué es el Parlasur?
El Parlasur es un órgano no legislativo, al menos hasta 2020, del Mercosur (bloque regional constituido por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela y Bolivia) donde los legisladores cumplen una función política ya que sus decisiones no son vinculantes respecto a las políticas tomadas en el bloque regional.
Tiene sede en Montevideo (Uruguay), los legisladores deben reunirse al menos una vez por mes pero el protocolo contempla la posibilidad de realizar sesiones virtuales.
El Parlamento del Mercosur cuenta con 10 comisiones: Asuntos Jurídicos e Institucionales; Asuntos Económicos, Financieros, Comerciales, Fiscales y Monetarios; Asuntos Internacionales, Interregionales y de Planeamiento Estratégico; Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Deporte; Trabajo, Políticas de Empleo, Seguridad Social y Economía Social; Desarrollo Regional Sustentable, Ordenamiento Territorial, Vivienda, Salud, Medio Ambiente y Turismo; Ciudadanía y Derechos Humanos; Asuntos Interiores, Seguridad y Defensa; Infraestructura, Transportes, Recursos Energéticos, Agricultura, Pecuaria y Pesca; Presupuesto y Asuntos Internos.
Los legisladores pueden redactar proyectos de normas, declaraciones, recomendaciones e informes sobre esas temáticas.
Hasta el momento, sólo Paraguay eligió por voto directo a sus legisladores en 2013. Este año, en octubre lo hará Argentina y para 2020, todos los países miembros tendrán que haber elegido por voto directo a sus representantes para que el Parlasur comience a tener una función legislativa.

  • Este texto fue una colaboración para el blog Juventud Partidaria que se publicó el 7 de agosto de 2015.