Los secundarios hoy para muchos jóvenes se convierten en cárceles de donde intentan salir lo más pronto posible. Los docentes observan esta transformación y se convierten en “contenedores” de los chicos. (Fotografía: Juana Carrasco)

Entramos caminando tímidamente al Ipem N° 21 Alfonsina Storni, de barrio Liceo III sección, donde nos encontraríamos con nuestra entrevistada. Las rejas en las puertas y ventanas nos daban un indicio de que entrar (o salir) de allí no es tarea fácil, sólo se podría hacer a través de la puerta de entrada que esa mañana no contaba con ningún guardia ni portero, abierta de par en par invitaba a pasar y recorrer las dos alas del colegio. Un ala a la izquierda y otra a la derecha, elegimos la derecha porque de allí se escuchaba el barullo de los chicos en plena clase. Seguir leyendo “¿Cárceles o escuelas?”